Antes muerto que galopar con un pato ranchero

Recuperamos el corto de Disney de 1951 en el que el Pato Donald trata de cabalgar sobre un caballo poco cooperante

Los caballos suelen acceder con agrado a las ayudas de jinetes expertos, más profanos, inexpertos del todo, infantes de todas las edades e incluso de caballistas con sobrepeso. Pero someterse a las exigencias de un pato es pedir demasiado. Incluso si quien lo propone es el incoherente Pato Donald, caracterizado de jockey en este cortometraje en el que es invitado por unos amigos rancheros para montar a un caballo que intenta como puede zafarse de la situación. ¿Recuerdas si lo consigue? No lo hace. Pero cabalga igual que nada, vuela y anda: torpemente.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *