Claves para manejar con éxito al potro recién nacido

La llegada del potrito es un momento emocionante para el ganadero novel. Han pasado once meses desde la fecundación de la yegua y comienza una nueva etapa de cuidados que deben garantizar el adecuado crecimiento y aprendizaje del nuevo individuo. En estado salvaje, la presencia humana es innecesaria antes y después del parto pero el caballo domesticado, el de cría y el de deporte, nace cerca del ganadero para facilitar el adiestramiento desde el primer momento de vida. Es lo que se conoce como impronta, una práctica popularizada en la actualidad y que nació en Estados Unidos bajo el término imprinting.

  1. No molestes a la yegua cuando rompa aguas. Asegúrate que está en un lugar seguro, limpio, cómodo y de fácil acceso. Ilumina la cuadra con luz tenue para poder entrar y salir sin molestar. Vigila el parto y espera.
  2. Acércate a la yegua cuando el potrito se haya levantado, momento que puede durar minutos. Acaríciala, háblale y acércate al recién nacido. Es importante que le frotes la cara, las orejas, los ollares, el cuello, las patas y los cascos.
  3. Prepara una solución débil de Betadine y empapa el hilo del cordón umbilical para desinfectar y favorecer la cicatrización.
  4. Acerca el potrito a la yegua para que empiece la lactancia. Es importante que el potro comience a lactar calostro materno en las primeras 24 horas de vida, que es el tiempo en el que el estómago puede absorber y procesar los anticuerpos. A continuación, encuentra un buen lugar para correr y moverse, que será decisivo en el desarrollo de los huesos y los músculos del potro. Visítalo, frótalo y cepíllalo con frecuencia. Reforzará vuestro vínculo.
  5. Concreta una cita con tu veterinario para un primer control al día siguiente o dos días después del nacimiento. También deberá valorar a la yegua y establecer suplementos alimentarios si así lo considera, aunque en todo caso no debe faltar el acceso al agua limpia y fresca y al forraje de alto valor nutritivo, como el heno en flor. Además, el veterinario fijará un calendario de vacunaciones y antiparasitación.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *