El científico mexicano Rodrigo Medellín.

Colgados por ‘Batman’: «Sin murciélagos no hay tequila, vino, café o arroz»

El científico mexicano Rodrigo Medellín reúne a un centenar de «frikis» en Gibraltar para reponer la imagen mundial de los mamíferos voladores, en caída libre desde la llegada de Hernán Cortés al Nuevo Continente

Si usted es productor de vino, maíz, trigo, tomates, plátanos, café, algodón o té debería asociarse con los murciélagos de su entorno. Lo dice Rodrigo Medellín, el investigador mexicano que acaparó la atención en las VII Jornadas de Secemu (Sociedad Española para la Conservación y Estudio de los Murciélagos), celebradas en la Universidad de Gibraltar los días 7 y 8 de diciembre, con récord de asistencia: más de un centenar de «frikis», subrayó el presidente de la institución, Juan Tomás Alcalde, durante la presentación de las conferencias que impartieron jóvenes investigadores y científicos expertos como Medellín. El objetivo: rescatar la buena imagen de los quirópteros en el mundo (Andalucía contabiliza más de veinte especies, cuatro de ellas, en la Bahía de Cádiz), con vuelo en caída libre desde que la singular colonia de hematófagos o vampiros tropicales se abalanzó sobre los caballos del cargamento que Hernán Cortés desembarcó en América, dato histórico que inspiró al creador del personaje literario El Conde Drácula.

El locutor británico Sir David Attenborough le apodó el ‘Batman de México’ por sus hallazgos sobre la especie, díganos, ¿a quién ha venido a salvar y de quién? He venido porque me han invitado como conferencista plenario de esta reunión que se celebra en Gibraltar. Más allá de esto, por supuesto y afortunadamente, cada vez hay más gente que está convencida, involucrada e impulsando la conservación de los murciélagos. Aquí en Gibraltar no hay muchas especies, unas ocho o diez, pero tienen los mismos problemas que en todo el mundo: destrucción de refugios, incomprensión y persecución por parte de los humanos, que los apedrean, los ponen a fumar… Todo esto ha sido la desgracia de los murciélagos en todo el mundo.

Así que ha venido a salvar a los murciélagos de la presión que los humanos ejercemos sobre sus cuevas y refugios… Acuérdate que nosotros, los seres humanos, empezamos nuestra existencia en las cuevas y, gracias a las cuevas, sobrevivimos porque era la única manera de defendernos de los ataques de los tigres, lobos, osos… De los animales que nos depredaban. Encontranos la manera de defendernos a través de meternos en las cavernas y allí coexistíamos con los murciélagos. Al principio la coexistencia era amigable. Nuestros antepasados empezaron a poner humo y poco a poco se fueron yendo pero no tenían una consigna de matarlos como es hoy.

¿Por feos, malos y peligrosos? Perfectamente definido pero tristemente todo es incorrecto. La manipulación de la información también ha afectado a los murciélagos.

Nos parecen feas, malas y peligrosas las ratas y no por ello se extinguen. Hay que separar el concepto de la pérdida de refugios de la pérdida de hábitat. La pérdida de hábitat se refiere a los lugares donde se alimenta o los lugares por donde migra. Los corredores migratorios se están fragmentando en todo el mundo y los sitios donde se alimentan también se están fragmentando. La primera amenaza es la pérdida de cuevas y refugios como tal, debido a la presión de la actividad militar, las visitas turísticas y el desarrollo urbanístico. La segunda es la pérdida de hábitat y tercero, las especies exóticas invasoras.

¿Se refiere usted a mi gato bengalí, si lo tuviera? El gatito que tiene usted en su casa que está matando cientos de pajaritos cada año también se va a comer un murciélago si se le acerca. Lo va a matar. Hay muchos videos subidos en Facebook de gente que lo muestra diciendo: «¡Qué lindo mi gatito, mire cómo está matando un murciélago!» Oye, no tiene nada de gracioso eso, es una tragedia.

Según los expertos, la simpática cotorra argentina no le hace demasiada gracia a los murciélagos. Ni a ellos ni a la aviftuna de España y del mundo.

¿Tiene alguna idea para controlar a estas poblaciones que contente a todos los ecologistas? Todavía no, más que la educación. En el caso de los animales exóticos invasores hay que contenerlos, controlarlos y erradicarlos y es mucho más caro eso que evitar la entrada mediante el conocimiento de no tener animales silvestres como mascotas, sean cotorras, gatos o animales que se puedan adaptar en el entorno natural donde estemos y desplazar a nuestra fauna.

¿Y podríamos tener como mascota a una pareja de murciélagos en nuestro balcón, patio o árbol de jardín? Yo no recomiendo a nadie que tenga murciélagos cautivos pero sí recomiendo construir una casita de murciélagos adosada a la fachada de la casa o al lado de la casa. Es un proyecto bonito que se puede hacer en familia o en la escuela. Pueden descargarse (pinchando este enlace) los planos para construir fácilmente un refugio de murciélagos.

¿Aunque viva en el piso 24? En el piso 24, en el centro de Madrid, en el centro de la ciudad de México tenemos refugios que están ocupados por murciélagos. Son de las pocas especies de vida silvestre que se adaptan a nosotros. Hemos cambiado su entorno por completo y aún así viven en las ciudades.

Tiene usted razón, desconozco la especie por completo. Pensaba que la contaminación lumínica afectada negativamente a los animales crepusculares. Justo en Australia, España y Reino Unido son pioneros en el mundo en el estudio del efecto de la luz urbana sobre los murciélagos porque hay especies que se benefician cazando polillas, palomillas y otros alimentos que vuelan alrededor de la luz y otras especies que terminan desapareciendo.

Resulta que las energías renovables también contaminan. En Campo de Gibraltar mueren cada año miles de aves planeadoras y miles de murciélagos tras impactar con molinos de viento en movimiento, a los que ni ven ni oyen durante las cacerías, según datos oficiales. En los Estados Unidos mueren entre seiscientos y ochocientos mill murciélagos cada año por este motivo. Pero tengo una primicia para su revista porque varias onegés del mundo estamos preparando una campaña de medios para lanzar la Batfriendly Wind Energy (Energía eólica amigable con los murciélagos). Hemos demostrado que existe una medida de mitigación. Los aregenoradores disponen de un interruptor que activa la energía a una velocidad de viento de 3 metros por segundo. 3 metros por segundo es una brisa muy suave y como es una brisa muy suave hay un montón de insectos ahí arriba y, por lo tanto, un montón de murciélagos que se empiezan a morir, ya que la mayoría son insectívoros. Si se cambia la velocidad de entrada en operación de ese molino de 3 metros por segundo a solo 6 metros por segundo, que sigue siendo una brisa pero un poco más fuerte, ya los insectos no controlan su vuelo y se aferran a los primeras superficies sólidas que vean. Como ya no vuelan no hay murciélagos. Entonces, cambiando de 3 a 6 metros por segundo eliminamos el 60 por ciento de la mortalidad. El molino promedio genera un 1 por ciento de la energía que genera en un año en este intervalo de velocidad. Por el 1 por ciento de la energía salvamos el 60 por ciento de quirópteros. Debería ser algo obligatorio en todo el mundo pero estamos ejerciendo presión sobre las grandes compañías. Hay empresas como Iberdrola que nos están escuchando en México.

El biólogo Rodrigo Medellín, durante la conferencia del viernes en la VII Jornadas Secemu, celebradas en la Universidad de Gibraltar.
El biólogo Rodrigo Medellín, durante la conferencia del viernes en la VII Jornadas Secemu, celebradas en la Universidad de Gibraltar.

¿Con quién está emparentado el murciélago: con la rata o con el lobo? Con los dos. Y con nosotros, es mamífero, pero su pariente más cercano es el antílope. Había un nicho vacío en la naturaleza y lo ocupó el murciélago hace millones de años. Hay más de mil trescientas especies de murciélagos en el mundo, las hay que forman guardería y otras que se reúnen en familia, nada más el papá, la mamá, la cría de ese año y la del anterior. Hemos descubierto recientemente que hay una especie carnívora, es decir, que comen ratones y pájaros, cuya hembra es el murciélago más grande del Nuevo Continente. Carga un bebé que es la mitad del tamaño que la madre. Esa mamá está anclada al refugio, no puede salir a volar, cazar ni alimentarse. Se queda dentro amamantando y hambrienta hasta las dos de la madrugada, que llega un macho con una rata en la boca, se cuelga al lado de ella y se la comen, al igual que hace el papá pasando por el takeout a comprar pizza o comida china mientras la mamá se ha quedado en casa con los niños.

¿Solo los carnívoros pueden compartir? Hay insectívoros que comen saltamontes que las hembras llevan a sus bebés.

El murciélago ratonero patudo (Myotis capaccinii), una de las autóctonas en la Bahía de Cádiz, ahora ha empezado a comer peces, ¿cómo es esto? En México hay especies que comen peces porque comen insectos voladores y posados sobre la superficie del agua y, claro, un murciélago no es como nosotros, que solo comemos vertebrados. Si está preparado para comer insectos grandes y entre estos encuentra un pez pequeño se lo va a comer. Mete las patas en el agua cuando detecta movimiento y saca el alimento con las cinco uñas como cuchillos que tiene en cada pata.

Ha conseguido que cinco agrandes empresas de tequila no cosechen el 5 por ciento del cultivo del agave para favorecer la polinización natural de la planta. ¿Cómo las ha convencido? Lo que sucede es que los murciélagos son los principales polinizadores de la planta del agave. Esto quiere decir que cuando el agave crece acumula azúcares, acumula azúcares y acumula azúcares e invierte todo ese azúcar en un solo evento reproductivo. Los humanos hemos aprendido que si cosechas la planta antes de que florezca maximizas la cantidad de alcohol que produces por el azúcar que está contenida en la cabeza del agave. Lo que hicimos en la industria del tequila fue explicarles que tenían unos aliados, unos socios en el negocio del tequila que son los murciélagos, de quienes depende la salud y el futuro evolutivo de la planta. Hoy hay cinco empresas que han decidido dejar florecer el 5 por ciento de sus agaves. Ahí llegan los murciélagos que polinizan y se producen esas semillas genéticamente fuertes que los productores necesitan para replantar sus campos.

¿Cuál sería nuestro agave? El plátano que nos comemos hoy en todo el mundo son clones. La semilla es estéril, no es el resultado de la polinización. Los plátanos de hoy no usan la polinización para reproducirse y como son clones están enfermos. Es cuestión de tiempo que vamos a tener que hacer algo con los plátanos para rescatarlos porque muy pronto no los tendremos. Y esto pasa con muchos otros productos. Son tres los beneficios que nos dan los murciélagos: el control de plagas, la dispersión de semillas y la polinización. Son los mejores insecticidas y hay que tenerlo presente cuando tomas café, té, usas prendas de algodón, comes arroz, trigo, chile, tomates y muchas otras cosechas más. En cuanto a la dispersión de semillas los beneficios son ecológicos y económicos. En los trópicos, los murciélagos dispersan más semillas que todas las aves juntas. La recuperación de los bosques tropicales depende de ellos. Aquí en España no tienen fugívoros pero en México tenemos ciruelas, higos, mangos, guanábanas o capulines que dependen de los murciélagos para su dispersión. Sin ellos no tendríamos estas frutas. Como ejemplo de la polinización es el tequila pero hay otras muchas plantas que dependen de estos animales. Los cactus columnares que imagina la gente cuando hablas de México dependen de los murciélagos. La ceiba, el árbol sagrado de los mayas, los necesita.

El reconocido científico mexicano Rodrigo Medellín en esta entrevista realizada durante las VII Jornadas Secemu que se han celebrado en la Universidad de Gibraltar.
El científico mexicano Rodrigo Medellín, reconocido con el premio Whitley en 2012, en un momento de esta entrevista realizada durante las VII Jornadas Secemu que se han celebrado en la Universidad de Gibraltar.

Los pobladores antiguos tenían un conocimiento más profundo de la ecología. De hecho, buena parte de su cultura gastronómica cambió tras la llegada de los españoles a los territorios mayas. Dice usted que en unos veinte años, los insectos serán la proteína más importante, dado lo costoso de producir carne, pero estamos en Europa. ¡Claro! Antes de que llegaran los españoles en México comíamos hasta cinco mil especies diferentes de insectos. Hoy, por la influencia europea, hemos dejado de comer casi todos los insectos. Si vas en las temporadas adecuadas a los restaurantes más finos y caros de México vas a encontrar tres o cuatro o cinco pero nunca las cinco mil especies. Poco a poco se está retomando en la dieta de los humanos porque es sostenible y aporta mucha más proteína.

Y sin estiércol del ganado doméstico, ¿de dónde sacaremos el biometano para calentar hogares? Bueno, el estiércol no es más que una de las fuentes del biometano. En un vertedero de basura se puede generar muchísimo biometano.

¿Puede explicar qué son los países acabados? Son aquellos que agotaron sus recursos naturales. Ya no tienen nada. Las películas de Mad Max son realidad en algunos lugares del mundo, como Somalia y Haití y, aunque todavía conservan recursos naturales, la República del Congo también es un Mad Max. En Estados Unidos se están recrudeciendo sus problemas ambientales con el presidente actual y eso quiere decir que si no cambian la trayectoria del país, dentro de veinte o treinta años se van a arrepentir porque el nivel del mar siguen subiendo. Ciudades como Nueva York o Miami, que están a la altura del nivel del mar, evidentemente van a sufrir las consecuencias de acabar en un barco en la Quinta Avenida. Ningún país pone el medio ambiente en su justa dimensión. Pero poco a poco la aguja se mueve hacia el otro lado porque los ciudadanos exigimos el cambio.

En este sentido, ¿qué políticas le sientan mejor al medio ambiente: progresistas o neoliberales? Ninguna de las dos. Todas las políticas actuales toman como base el paradigma económico, hay que seguir haciendo que la economía crezca y ese es el error. Tenemos que asegurar el capital natural -para que nos entiendan los economistas- para vivir solamente de los intereses de ese capital y no afectar al capital. Pero solo tenemos dinero en la mente. Afortunadamente, esto está cambiando porque cada vez hay más gente que está dejando de comprar cosas al otro lado del océano, dejando de comer carne y no se trata de volver a la caverna y no consumir porque sería la muerte para otros. Se trata de cambiar el medidor del dinero por el de la felicidad. Entonces, lo único que no vale es que la gente siga viviendo sin hacer cambios. Todos podemos hacer cambios en nuestra vida. Ahorita, llevo cuatro minutos en ducharme, es verdad que tengo ventaja -dice mientras se repasa la calva- pero también llevo doce años sin comer un solo camarón, porque un kilo de camarones implica cuarenta kilos de animales del mar extraídos, muertos y regresados al mar. He minimizado mi consumo cárnico, cambié mi vehículo por un híbrido, he estado cachando agua de lluvia en casa para convertirla en agua de riego, he instalado paneles solares… Yo estoy en México pero un sueco lo puede hacer en su casa con un poco de luz artificial generada por placas solares. No hay un placer más delicioso que comer un tomate cosechado por ti. Sabe mucho más que cualquier otro que compres en el súpermercado.

¿Hay algún país ejemplar? Realmente no, todos consumimos más de lo que debemos, aunque hay países que dan destellos. Nepal tiene un Ministerio de la Alegría y el crecimiento del país no se mide en el Producto Interior Bruto sino en el indice de la felicidad, que consiste en que la gente tenga sus necesidades cubiertas. El futuro va a ser gris pero mientras más luchemos y más gente convenzamos de que tenemos que luchar menos gris va a ser. Si digo se acabó todo y que en 30 años viviremos en Mad Max nadie pelea y aceleraremos el proceso. Es una batalla que todos debemos pelear y convencer a nuestro alrededor de que tú y yo somos, en parte, responsables de la situación actual de Haití y Somalia. El modelo de slow food ha demostrado que funciona: consumir lo que se produce a menos de cien kilometros a la redonda de donde vives. Con solo eso, reduces muchísimo tu huella ecológica.

Estas conferencias le están costando la salud al planeta: imprimir folletos, desplazar a los asistentes, desplazarle a usted, porque supongo que no ha venido con la capa de Batman… Por supuesto, esto de hoy es un lujo.

Artículos Relacionados

2 comentarios sobre “Colgados por ‘Batman’: «Sin murciélagos no hay tequila, vino, café o arroz»

  • el 12 diciembre, 2018 a las 17:34
    Permalink

    Espléndido trabajo de Dr. Rodrigo de Medellín, enseñar y probar de una manera tan cercana a cada persona como a ti mismo, los servicios ecológico s que los murciélagos ofrecen.
    Una pena que quien publica esté escrito catalogue de «frikis» a científicos nacionales e internacionales quién colaboración es absolutamente primordial para probar con evidencias el valor de los murciélagos, aún más el escritor debería de alabar los y hacerlos aún más importantes a la opinión pública

    Respuesta
  • el 15 diciembre, 2018 a las 22:46
    Permalink

    ¿Que marca de tequila es ecológicamente responsable con los murciélagos? Esa es la que compraré para celebrar la Independencia de México.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *